La Vacunación es para toda la vida


Aunque la persona haya recibido todas las vacunas en la infancia, la protección contra algunas enfermedades puede desaparecer. Las vacunas ayudan a proteger a los adultos en diferentes momentos de la vida, como a los viajeros, adolescentes que van a las universidades, embarazadas y adultos mayores. La vacunación a lo largo de la vida protege directamente al que se vacuna y podría proteger al que esta a su alrededor. El sistema inmune envejece con la persona, razón por la cual es importante la vacunación en los adultos mayores.1

 
80 años

es la esperanza de vida en el Siglo 21.2

En 2015 +48%

crecimiento de personas mayores de 60 años vs. el año 2000.3

En 2050 se triplicará

la población mayor de 60 años.3

Inmunosenescencia

es el proceso en que se debilita el sistema inmune conforme la persona envejece.2,4


Debido a que la esperanza de vida en los últimos años se ha incrementado, cada vez vemos más población adulta mayor de 60 años, por lo que se han aumentado los esfuerzos para tener un envejecimiento saludable, como algo critico para el éxito social y económico en el siglo 21, y la vacunación es un componente de esto.4 A medida que la población envejece, el papel de la vacuna ha evolucionado, desde salvar vidas hasta mejorar la salud y el bienestar de las sociedades modernas.2,3


La vacunación de adultos, como parte de un enfoque de vacunación a lo largo de la vida, es una solución rentable que tiene el potencial de reducir el riesgo de enfermedades infecciosas relacionadas con la edad y permitir un envejecimiento más saludable, más activo y más productivo.4


El sistema inmune o de defensa se desarrolla durante la infancia hasta la edad adulta, pero luego se debilita gradualmente con la edad, a través de un proceso llamado inmunosenescencia. 2,4 Como resultado, las personas mayores son más susceptibles a las enfermedades infecciosas prevenibles por vacunación, como la neumonía neumocócica, la gripe, el Herpes zóster, el Tétanos y la Tos ferina.4

Por lo tanto, existe la necesidad de programas de vacunación que protejan a las personas en todas las etapas de sus vidas.4 Actualmente se recomienda el uso de varias vacunas en adultos mayores y los dos beneficios potenciales más importantes de la vacunación en este grupo son la reducción de la mortalidad causada por enfermedades prevenibles por vacunación y la mejora de la calidad de vida.5