MITO 3

Los niños adquieren anticuerpos a través de la lactancia materna

La lactancia materna ofrece a su bebé una protección adecuada contra las enfermedades infecciosas. Sin embargo, esta protección proveniente de la madre comienza a desaparecer durante los primeros meses de vida y no es suficiente para proteger a su hijo de las enfermedades. Además de la lactancia materna, se debe seguir el calendario de vacunación infantil recomendado, para garantizar que los bebés estén protegidos durante esta etapa que son más propensos a adquirir algunas enfermedades.1,2


Es cierto que las madres pueden proteger indirectamente a los bebés pequeños de ciertas enfermedades infecciosas, mediante la transferencia de defensas a través de la placenta durante el embarazo y de la lactancia materna después del parto; sin embargo, esta protección desaparece durante los primeros meses de vida.3,2 Por lo tanto, es importante que comiencen sus vacunas de acuerdo con el programa de vacunación de rutina recomendado para la infancia.