MITO 1

La aplicación de muchas vacunas juntas puede afectar el sistema inmunológico del niño y provocar más efectos secundarios

Contar con un buen número de vacunas incluidas en los programas de vacunación de rutina, refleja los avances tecnológicos y científicos que han permitido el desarrollo de vacunas innovadoras contra gérmenes que antes no estaban disponibles.1 No hay evidencia que sugiera que recibir varias vacunas al mismo tiempo afectará al sistema inmunológico o de defensa de un niño sano.2


El momento para la aplicación de las vacunas está diseñado para brindarles a los niños la mejor protección lo antes posible, y tener vacunas que se pueden aplicar juntas ayuda a que los niños estén protegidos desde mas temprano.2,3

Si no se sigue el calendario de vacunación recomendado y algunas vacunas se retrasan o se pierden, los niños no estarán completamente protegidos. Existe el riesgo de que estén expuestos a estas enfermedades graves durante el tiempo en el que no hayan completado su esquema de vacunación.2